Perseverance se alista para su “terrorífico” y formidable aterrizaje en Marte

La misión de la NASA está programada para que el rover toque suelo marciano la tarde del jueves (tiempo terrestre)

En agosto del 2012, el robot explorador Curiosity descendió en la superficie de Marte en la operación más compleja de la humanidad realizada hasta entonces en el planeta rojo. Este jueves, su robot gemelo, Perseverance, realizará un aterrizaje más complicado y formidable aún; la NASA, nuevamente, rompe su propio récord para realizar la maniobra más precisa y compleja para posar en Marte al robot más sofisticado enviado por el ser humano. 

El viaje que inició con su lanzamiento en julio del 2020 llega casi a su fin este jueves y a diferencia de las misiones de los Emiratos Árabes Unidos y China, que orbitan Marte –los asiáticos buscan un lugar de descenso para su robot–, Perseverance no hará escalas. 

Después de que la sonda desprenda la cápsula de descenso, ésta entrará a la atmósfera marciana y con su escudo térmico protegerá al robot de la fricción; posteriormente, desplegará un paracaídas que disminuirá la velocidad y dará paso a la grúa que activará sus retropropulsores para lograr el descenso controlado del Perseverance, que bajará lentamente mediante un cable. 

Este proceso, similar al que superó el Curiosity, es llamado por los ingenieros como los “siete minutos del terror” debido a su compleja maniobra y cuyo resultado en Tierra se sabrá 11 minutos después de que haya ocurrido, que es el tiempo que tarda en viajar la señal desde Marte. 

Una diferencia con el descenso de Curiosity es que, desde que Perseverance abra su paracaídas tomará imágenes de la superficie para elegir el lugar exacto de aterrizaje, que será en un territorio sumamente complejo y accidentado, el Cráter Jezero. 

Los científicos han identificado distintos depósitos minerales en este cráter, que fue un lago hace más de tres mil 500 millones de años. “En la Tierra, los carbonatos ayudan a formar estructuras que son lo suficientemente resistentes para sobrevivir en forma fósil durante miles de millones de años, incluidas conchas marinas, corales y algunos estromatolitos, rocas formadas en este planeta por la vida microbiana antigua a lo largo de las costas antiguas, donde la luz solar y el agua eran abundantes”, señala el equipo de la misión en su página web.

Pero el rover también caracterizará la geología del planeta y el clima pasado, “allanará el camino para la exploración humana del planeta rojo» y será la primera misión en recolectar y almacenar rocas y sedimentos marcianos para su posterior regreso a la Tierra. Sorprendente. 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *