Aumentaron los votantes; hubo un incremento de 9.57 % en la participación

CIUDAD DE MÉXICO. Ayer en las calles de la Ciudad de México se vio un ambiente festivo y la percepción generalizada era que había más gente echada a las calles para ejercer su derecho a sufragar.

No se trataba sólo de la percepción: datos del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) corroboraron que hubo una mayor participación de ciudadanos en las urnas.

En la anterior elección intermedia de la Ciudad de México, en el 2015, el nivel de participación ciudadana que registró el Instituto Electoral local fue del 44.15 por ciento, mientras que en la elección de ayer la cifra llegó a 53.72 por ciento, lo cual se desprende de los niveles de participación que se observaron en las 16 alcaldías.

Es decir, hubo un incremento de 9.57 por ciento en la participación.

En sitios como la colonia Roma o el centro de Coyoacán el ambiente dominical se trasladaba a los puntos de votación y viceversa, se observó en recorridos.

En la primera, los restaurantes estaban llenos, en algunos casos al 100 por ciento y con lista de espera, como se observó en el Macellería de la calle de Orizaba o en Belmondo, en la calle Mérida.

Los clientes llegaban hambrientos tras emitir su voto o tomaban algún alimento para después acudir a hacer fila.

En Coyoacán también se hallaban llenos los restaurantes que se encuentran en torno de los parque Hidalgo y Centenario, lo mismo que los que se ubican en calles más cercanas a los Viveros.

EN IZTAPALAPA HASTA BAILARON
Bailando, sentados en banquetas, de pie con el celular entre las manos, acompañados por su mascota o cantando.

Ciudadanos hacían largas filas para votar en Iztapalapa.

Una de las casillas que presentó mayor afluencia fue la 2456, ubicada en la colonia Unidad Modelo. Electores tardaron hasta 60 minutos formados.

Hasta parece que venimos por las vacunas. El problema comenzó desde temprano porque abrieron a las 9 en vez de abrir a las 8, como estaba programado. Las casillas las estaban instalando a las 08:30, pero aquí estamos para hacer válido nuestro voto”, dijo Rogelio, habitante de Iztapalapa.

Entre la fila, Antonio, de 47 años, no paró de bailar hasta llegar a la mesa principal de la casilla y recoger las actas para votar.

Bailo por dos cosas: primero para celebrar que ya se van los que no supieron aprovechar y, la segunda, por que ya estoy enfadado de la situación que estamos viviendo, entonces bailo para aligerar este monstruo emocional que estamos pasando”, comentó.

Maximiliano, que era sommelier, pero se quedó sin trabajo en la emergencia sanitaria por covid-19, llegó a votar con su perro entre sus manos: “Desde que me quedé sin trabajo por la pandemia Tomás se volvió mi fiel compañero, lo encontré caminando por la calle.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *