Pandemia llevó a 3.8 millones a la pobreza; reporte del Coneval 2018-2020

CIUDAD DE MÉXICO.

La pérdida de ingreso por la pandemia y la reducción en la cobertura en servicios de salud empujaron a 3.8 millones de personas hacia la pobreza entre 2018 y 2020.

El Coneval reportó que el número de personas en condición de pobreza pasó de 51.9 a 55.7 millones en el lapso referido, es decir, de 41.9% a 43.9% de la población.

La pobreza extrema fue la condición de rezago que más creció, al pasar de 8.7 a 10.8 millones de personas. La carencia de acceso a servicios de salud fue la que más se deterioró al pasar de 16.2% a 28.2% de la población, un aumento de más de 15 millones de personas.

Sobre esto, resalta la reducción de beneficiarios del Seguro Popular (52.1 millones) al Instituto de Salud para el Bienestar (34.1 millones).

… PERO PROGRAMAS SOCIALES SALVARON A 2.5 MILLONES

Los apoyos económicos del gobierno federal permitieron que 2.5 millones de personas no cayeran en condición de pobreza entre 2018 y 2020.

Sin esto, el número de pobres habría sido de 58.2 millones en lugar de los 55.7 millones reportados, estimó el Coneval.

Los programas también tuvieron impacto en la pobreza extrema, pues los 10.8 millones de personas en esta situación en 2020 pudieron haber sido 12.8 millones en su ausencia.

John Scott, investigador del Coneval, dijo que, si bien aumentaron los apoyos sociales, el reto es mejorar la focalización para que lleguen realmente a los más pobres.

Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Veracruz, los estados históricamente más pobres del país, estuvieron dentro del grupo de 13 entidades que vieron caer el porcentaje de la población en pobreza.

MÁS POBREZA POR CAÍDA DEL INGRESO Y LA SALUD

La pérdida de empleos por la pandemia y la menor cobertura del Insabi afectaron a la población

La pérdida de ingreso por causa de la pandemia de covid-19 y la transición del Seguro Popular al Insabi, que redujo la cobertura en servicios de salud, empujaron a 3.8 millones de personas hacia la pobreza entre 2018 y 2020.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reportó que el número de personas en condición de pobreza pasó de 51.9 a 55.7 millones en el lapso referido, lo que implicó un aumento de 2.0 puntos porcentuales, al pasar de 41.9 a 43.9% de la población.

José Nabor Cruz, secretario ejecutivo del Coneval, explicó en conferencia que la pobreza extrema (personas con ingreso inferior a la canasta alimentaria y con tres o más carencias sociales) fue la condición de rezago que más creció, al pasar de 8.7 a 10.8 millones de personas, es decir, de 7.0 a 8.5% de la población.

Comentó que, por la afectación originada por la pandemia, la dimensión del ingreso fue de las principales responsables del aumento de la pobreza, pues quien gana menos del costo de la canasta alimentaria pasó de 14.0 a 17.2% de la población, y quien que gana menos de la línea de pobreza general (alimentaria y no alimentaria) pasó de 49.9 a 52.8% de la población.

SERVICIOS DE SALUD

Los datos del Coneval mostraron que la carencia de acceso a servicios de salud fue la que más se deterioró, pues pasó de 16.2 a 28.2% de la población, un aumento de más de 15 millones de personas.

Al interior de esta carencia, resaltó la abrupta reducción de beneficiarios del Seguro Popular (52.1 millones) al Instituto de Salud para el Bienestar (34.1 millones), lo que significó una caída de 18 millones de personas con cobertura de salud no contributiva.

Rosario Cárdenas, investigadora académica del Coneval, expresó que los datos muestran que hubo problemas en la transición del Seguro Popular al Insabi, bien sea porque cubrió a una menor población, y porque ésta tampoco se autoidentificó como beneficiaria, y que eso afectó el indicador de carencia de servicios de salud.

Pero comentó que también hubo factores que pudieron haber afectado la cobertura de salud, tales como la reconversión del sistema hacia la atención de covid, que desmejoró el servicio para otras áreas y padecimientos; y también que, por causa de la pandemia, muchos más hogares hayan decidido no hacer uso de los servicios de salud por el temor al contagio.

Por ello, Cárdenas urgió a mejorar lo más rápido posible la transición del Seguro Popular al Insabi para que se corrija las fallas en la cobertura.

Otras carencias que aumentaron fueron el rezago educativo (+0.9 puntos porcentuales) y la de alimentación (+1.0 puntos), en tanto que las que disminuyeron en dos años fueron la de seguridad social (-0.2 puntos), la de espacios y calidad de la vivienda (-1.8 puntos) y servicios en la vivienda (-1.5 puntos).

SIN PROGRAMAS SOCIALES PUDO HABER SIDO PEOR

Los programas sociales del gobierno permitieron que 2.5 millones de personas adicionales no cayeran en condición de pobreza entre 2018 y 2020, pues en su ausencia el número de pobres habría sido de 58.2 millones de personas, en lugar de los 55.7 millones reportados, estimó el Coneval.

Con esto, la población en pobreza fue 2.0 porcentuales inferior a la que se habría observado sin programas sociales.

Estos programas también tuvieron impacto en la pobreza extrema, pues los 10.8 millones de personas en esta situación en 2020 pudieron haber sido 12.8 millones en su ausencia.

John Scott, investigador académico del Coneval, comentó que si bien aumentaron los apoyos sociales, el reto es mejorar la focalización para que lleguen realmente a los más pobres del país.

ESTADOS POBRES LIBRAN PANDEMIA

Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Veracruz, los estados históricamente más pobres del país, estuvieron dentro del selecto grupo de 13 entidades que vieron caer el porcentaje de la población en condición de pobreza en medio del impacto de la pandemia de covid-19, reportó el Coneval.

Estas caídas fueron de 2.5, 2.7, 1.6 y 1.8 puntos porcentuales, respectivamente. Estos mismos estados vieron caer también su pobreza extrema en 1.5, 1.0, 1.4 y 2.2 puntos porcentuales, respectivamente.

José Nabor Cruz comentó que esta reducción obedeció a la diferente dinámica de la pandemia en zonas rurales y urbanas, ya que en las primeras la pobreza cayó (57.7% a 56.8%), pero en las segundas aumentó de 36.8% a 40.1%. Quintana Roo, Baja California Sur y Tlaxcala fueron los más afectados.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *