Manglares, el paraíso ultrajado; siguen sin plan integral de manejo

BOCA DEL RÍO. Las enredaderas formadas por las raíces del mangle, el zumbido de los mosquitos sólo superado por el crujido de los cangrejos caminando sobre las hojas secas y chapoteando el agua oscura, interrumpido por el trinar de diferentes especies de aves, es un paraíso ubicado en el centro del municipio turístico de Boca del Río, en Veracruz.

Se trata del  área natural protegida de Arroyo Moreno, el pulmón más importante de la zona conurbada de Veracruz-Boca del Río-Medellín,  el cual actualmente se encuentra amenazado, ya que estudios arrojan que la cantidad de contaminantes en el agua es alarmante.

Tenemos once años monitoreando la calidad de agua de este arroyo, desafortunadamente los estudios microbiológicos indican una alta contaminación fecal, es decir bacterias que vienen de los desechos humanos de la población. Las leyes internacionales nos dicen que debemos tener para ambiente saludable 200 unidades formadoras de colonias de esta bacteria que se llama Escherichia coli, y en estos años nosotros hemos encontrados del orden de 2 mil a 20 mil bacterias de unidades formadoras de colonia en 100 mililitros de agua”, afirmó José Antolín Aké, investigador del Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías.

El manglar todavía mantiene funciones ecológicas, pues se observa gran diversidad de especies, protección e insumos de pesca para el consumo humano, sin embargo, de continuar esta contaminación esto se verá afectado. Este ecosistema es prácticamente una incubadora de una gran cantidad de especies.

El fétido olor de una de varias descargas de aguas residuales que se pueden observar a lo largo del manglar rompen la ilusión de paraíso:; el mal funcionamiento de las plantas de tratamiento de aguas residuales de los municipios de Veracruz-Boca del Río y Medellín de Bravo podrían condenar la existencia del área natural protegida a largo plazo.

La doctora Magnolia Garduño, investigadora responsable del laboratorio de toxicología del Instituto Tecnológico de Boca del Río, durante un año ha monitoreado el agua de Arroyo Moreno y ha encontrado bacterias que pueden causar enfermedades que afectarían el aparato digestivo de las personas, en caso de consumirlas.

Son altamente de riesgo, debido a que causan diarreas, fiebre, principalmente a población vulnerable como niños y adultos, entre ellas el E. coli y la salmonella que en otros lugares llaman tifoidea; también se están identificando algunos metales pesados como plomo, cadmio y cobre así como plaguicidas”, explicó.

También se han realizado estudios sobre los sedimentos, en donde se ha hallado la presencia de aceites y grasas que llegan directamente de las calles, de los restaurantes o cocinas que desechan al caño estas grasas, o de talleres mecánicos.

Qué pasa cuando se depositan en sedimentos, empieza a cerrar poros  donde habita biota, a consumir el oxígeno y a degradar el ecosistema, ¿qué hemos encontrado?, sí se han encontrado rastros de grasa y aceite”, afirmó Rocío  Bernal, responsable de Laboratorio de Investigación de Recursos Acuáticos Instituto Tecnológico  de Boca del Río.

La situación ha llevado al retiro a quienes pescaban, como actividad comercial, en esta zona. Ahora se han enfocado al ramo turístico; sin embargo, debido  al descuido de la zona y a la falta de promoción turística, poco han logrado posicionarlo.

DAÑO GUBERNAMENTAL

La zona de manglar se extiende hasta el área de las compuertas del canal de La Zamorana, en donde descargan de aguas residuales varias aguas de tratamiento de la zona, ahí se observa el cambio drástico de la coloración del líquido, entre el que llega de una ramificación directa del río Jamapa, color café oscuro; a la versácea con una especie de capa grasosa en la superficie, que sale de las compuertas del canal de aguas residuales,  supuestamente tratadas.

Sin embargo, el mayor daño que se observa en esta zona es evidente, los troncos de mangle se ven cortadas, las raíces aún se aferran al suelo, mientras que en algunas partes el tronco ha desaparecido.

Este daño fue  hecho por las autoridades, que tratando de realizar una obra para evitar inundaciones en ciertas colonias de Veracruz y Boca del Río, terminaron talando especies de mangle, protegidas por la Norma Oficial Mexicana 059.

Es una obra que beneficia a los ciudadanos que viven en el Floresta, para evitar que se inunden el fraccionamiento al igual que Carranza Manantial y Plan de Ayala, sin embargo cuando se hace una obra de este tipo hay que realizar un buen y adecuado estudio de impacto ambiental para evitar que se cometa un daño ecológico como en esta ocasión (…) se llevó a cabo la draga, autoridades o gente que trabajó al gobierno del estado mintió, porque metieron el proyecto con un menor calado y no les funcionó y tuvieron que finalizar la obra con maquinaria pesada que terminó lastimando y arrancando manglares de las tres especies, está talado el mangle blanco, hay partes donde está talado el mangle rojo y hay partes donde derribaron los pocos mangles negros que habían”, afirmó Carlos Alberto Butrón, regidor con la comisión de medio ambiente de Boca del  Río.

Esa empresa dejó los lodos que se sacaron de la draga a un costado, y no se los llevaron para tener el proceso que se indicaba en la norma.

INVASORES

El relleno del manglar es otro grave problema, a todo lo largo de la franja que lleva al Arroyo Moreno, a través de una delgada carretera, se observa cómo han llegado invasores al área, que han rellenado zonas de manglar, e incluso se cree que talaron árboles, se han instalado y en algunos casos construido casas de material, algo prohibido en un área natural protegida.

Tenemos que respetar las áreas naturales porque los poquitos que están ahí asentados pues también se la están acabando porque traen especies domésticas en área silvestre, puercos, borregos, perros, pollos, que no deberían de estar en un área natural protegida como es Arroyo Moreno a parte traen toneladas de escombro”, señaló.

El Arroyo Moreno ha resistido estoicamente los embates de la contaminación durante años, y la presión demográfica que de a poco se ha cerrado a su alrededor, dejándolo en algunas áreas prácticamente asfixiado.

Las autoridades no han presentado ningún plan de manejo de esta área natural protegida, ni tampoco se han realizado acciones de limpieza, mantenimiento o remediación de los daños que ha tenido la zona, en donde hasta las señaléticas lucen abandonadas y cubiertas por las ramas.

IMPORTANCIA QUE NO ES VALORADA

Según Aquae Fundación, los manglares son conocidos como “bosques azules”. Esto se debe a que son increíblemente eficientes para almacenar carbono.

Esto los convierte en una solución natural en la lucha contra el cambio climático ya que son capaces de absorber hasta 10 veces más gases de efecto invernadero que otros bosques tropicales o ecosistemas terrestres.

Además de retener los sedimentos, pueden filtrar las aguas que abastecen a los mantos freáticos, reteniendo desechos y sustancias tóxicas para que no lleguen al mar.

Desalinizan las aguas que ingresan en tierra firme y forman así reservorios en las zonas interiores.

Protegen las zonas costeras de la erosión por el agua y el viento y retienen la arena sobre las playas.

Ayudan a estabilizar los climas locales.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *