5 hábitos claves para mantener el hígado sano

El hígado se encarga de purificar la sangre, eliminar toxinas, convertir alimentos en energía y descomponer las grasas. Por lo tanto el buen funcionamiento del órgano garantizará un correcto estado de salud de la persona, es por eso que su cuidado pasa a ser algo trascendental para el individuo. Y en este sentido te contaremos sobre 5 hábitos claves para mantener tu hígado sano.

Este órgano, considerado por especialistas como la fábrica del cuerpo, regulando distintos niveles de sustancias químicas y nocivas de la sangre, también produce bilis, esencial para digerir los alimentos y almacena vitaminas. Es por eso que el cuidado del hígado deberá ser una tarea frecuente, cuidadosa y consciente, ya que si se enferma o se daña, podrá repercutir gravemente en el estado de salud de la persona.

El hígado tiene la función de limpiarse a sí mismo, logrando una alimentación saludable y desarrollando un conjunto de hábitos centrales para el organismo. En consecuencia, las claves pasarán por cuidar el peso y la diabetes, controlándose mensual o bimestralmente y logrando una dieta sana; no ingerir alcohol o hacerlo de forma moderada; evitar el consumo excesivo de azúcar; realizar controles médicos para prevenir afecciones que vinculen el mal funcionamiento del hígado como cirrosis o hepatitis; y ejercitarse cotidianamente para mantener un buen estado físico.

El mal estado del hígado se consolidará si no se practican los hábitos mencionados anteriormente. Esto lo podremos notar en alteraciones en la piel, metabolismo lento, defensas bajas, cambio de humor, falta de energía y trastornos digestivos, entre otros síntomas. En consecuencia, la actividad física y la buena alimentación serán esenciales.

Foto: Pixabay

Además, especialistas recomiendan mantener hábitos alimenticios para garantizar el buen estado de salud del hígado. En consecuencia, será vital incorporar a la alimentación la ingesta de aguacate (importante en pacientes con hígado graso); pescados grasos (reducen la inflamación y la acumulación de grasa en el órgano); y aceite de oliva.

Foto: Pixabay

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *