Más de 65 mil regresaron territorio nacional por el Quédate a México

La política estadunidense, aceptada por nuestro país ante la presión del vecino, está bajo la lupa de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de las ongs

A dos años de que se implementó el programa “Quédate en México”, que obliga a los solicitantes de asilo a Estados Unidos, a esperar la resolución de sus casos en nuestro país esta medida ha sido un fracaso e incrementó en gran medida la situación de riesgo y vulnerabilidad a las personas que están sujetas a esta medida así como a las personas en contexto de movilidad que transitan el corredor migratorio en la frontera de México y Estados Unidos.

De acuerdo a cálculos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y organizaciones civiles, desde 2019 se estima que aproximadamente 65,877 personas habían sido devueltas desde EUA bajo ese Programa concentrándose en la frontera norte precisamente en ciudades con alto índice de inseguridad, en condiciones de pobreza y situaciones de vulnerabilidad.

Lo anterior se sumaron las expulsiones sumarias de aquellas personas que son detenidas tras cruzar la frontera de manera irregular.

Eso sin contar que la declaración de la pandemia por el virus COVID-19, se sumó a las condiciones de riesgo que padecían las personas bajo el referido Programa, el cierre de los albergues, el riesgo de infectarse y no contar con la atención médica adecuada.

Según el Informe Especial de la CNDH sobre los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP) o Quédate en México 2019-2021. Análisis de su impacto en los derechos humanos de las personas en Movilidad en México, Estados Unidos no deporta a las personas que buscan ingresar de manera ilegal a su territorio a sus respectivos países, sino que las devuelve a México en una situación de mayor vulnerabilidad expuestas a ser detenidas por el Instituto Nacional de Migración (INM) o caer en manos de la delincuencia.

Denuncia que en su mayoría las regresa a las ciudades fronterizas con México que son de las más peligrosas en el mundo.

Las personas migrantes sujetas al Programa –agrega–se han sentido desprotegidas en México, lo cual ha contribuido al deterioro de su salud física y mental, como lo ha evidenciado “Médicos sin Fronteras”.

La CNDH detalla que dentro del listado de las 50 ciudades más violentas del mundo en 2020, Tijuana está en segundo lugar con 2,155 homicidios y Ciudad Juárez está en tercero con 1,567.

“La frontera norte ha adolecido del control de los cárteles del narcotráfico y las operaciones de la macro criminalidad se han concentrado en el tráfico ilegal de personas migrantes”, advierte

Explica que los delitos más frecuentes que sufrieron los migrantes sujetos al programa “Quédate en México” son robo, agresión sexual, secuestro, extorsión y homicidio.

A dos años de vigencia, el MPP no garantizó el asilo, ni la estancia legal de los solicitantes en EUA, sólo postergó, para miles de familias, la posibilidad de encontrar refugio en ese país.

Explica que la mayoría de los solicitantes de asilo bajo el Programa MPP son originarios del Triángulo Norte de Centroamérica, sin embargo, también fueron incluidas personas de otras nacionalidades.

Para septiembre de 2021, la mayor parte de migrantes provenía de Honduras, Guatemala, Cuba y El Salvador.

El 20 de diciembre de 2018 Estados Unidos implementó el programa denominado Protocolos de Protección a Migrantes (Migration Protection Protocols) conocido como MPP por sus siglas en inglés, o bien, “Programa Quédate en México” al justificar que enfrentaba una crisis humanitaria y de seguridad a lo largo de su frontera suroeste debido a que casi un millón de personas extranjeras habían ingresado ilegalmente o sin documentos a ese país.

El 1 de junio de 2021, el gobierno del presidente Joe Biden formalizó el fin del Programa “Quédate en México”, pero en agosto pasado un Tribunal Federal en Texas le ordenó reiniciar el MPP al considerar que se había concluido indebidamente.

Por ello, la CNDH advierte que el programa “Quédate en México” “debe estar en la mira de las autoridades mexicanas” e incluso pide destinar presupuesto a las dependencias involucradas para hacer frente a esta situación en la que viven los miles de migrantes que buscan cruzar la frontera con Estados Unidos.

“La situación no se ha superado y puede agravarse con la persistencia de la pandemia. Es necesario generar protocolos de actuación ante este tipo de emergencias, con la suficiencia presupuestal del caso”, alerta

Según el documento de la CNDH los registros judiciales reflejaban que aún permanecían en México alrededor de 18,087 personas que no se les había autorizado la entrada a EUA: la mayoría de las audiencias fueron asignadas en Brownsville y Laredo.

Alrededor de la mitad de las personas venezolanas (51%) y cubanas (46%) con casos pendientes de MPP habían sido puestas en libertad condicional luego de haber ingresado a ese país para esperar sus respectivas audiencias.

Como ya se señaló, algunos de ellos han optado por volver a sus países de origen, y otros continúan en México, incluidos aproximadamente 42,000 a quienes los jueces estadounidenses cerraron sus casos de asilo de acuerdo con el DHS.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *